miércoles, 26 de junio de 2013

La guardiana MEMORIA...

 
No puedo decir nada que me haga
ver más allá de este horizonte...,
sigo confinada al aislamiento...
 
La que soy ...la que fui...
tachando escritos,
juntando datos  y fragmentos
de dudosa claridad...
 
Algo que tenga sentido para
 los olvidados en cielo y la tierra,
descubrir algún hueco,
donde habita la esperanza,
sin sorpresa y sin límite...
con música en el infinito,
y bemoles en el piano...
 atravesando silencios,
sacudiendo el alma,
... adornando palabras, 
 donde el tiempo,
 enojado de estar en la jaula,
 da pasos lentos y yo,... 
me cuelgo en su tic tac...
al revés...

Y ya, en la memoria guardiana
de lo que he vivido aprendido
 y sentido...,
 con aire de familia, 
preparo una taza con té
de manzanilla, con gusto
a mi niñez...
 
Intento llenar este vacío
con mi adicción a escribir,
 para encontrar
 alguna insignificancia,
que le dé sentido a mi existencia,
sabiendo quien he sido...
y quién soy HOY...
pronunciando alguna
ceremonia de despedida,
para deleitar a mi alma...
¡ tan cercana y tan vieja !. 
 
MARGA® .
 
 
© Todos los derechos reservados
 
 
 
Porque es una lástima muy grande no decir nunca lo que uno siente.
 
Virginia Woolf

2 comentarios:

roberto dijo...

Marga, las letras son las fieles compañeras del alma, en ellas expresamos las soledades y las risas de los niños en las plazas. También las nostalgias se abrojan en ésas noches largas donde frente a un papel con un manantial de sueños brotan versos jamás pensados.

Un gran abrazo.

Misterio Tuyo dijo...

Me ha gustado mucho, es profundo, sentido...

Un beso.