viernes, 21 de enero de 2011

HOY...


Casi todas las mañanas, cumpliendo con mi rutina,
tarareo una canción para acompañar mi paso por la casa...
sacudiendo mi seriedad frente al despertar...
Mi día, comienza de forma normal... o formal... o ... no sé ...
siempre siento la brusquedad del amanecer...
me cuesta encontrarme con mi SER ...
Preparo mi desayuno y
salgo al jardín, saludo a mis perros, me enojo con ellos,
siempre encuentro algún pozo entre las flores...

Veo a los albañiles construyendo una pared medianera que divide mi casa con el vecino y veo esos
rostros anónimos provenientes de muchos lugares, o de ningún lado,
con algo en común: todos tienen miradas ausentes por llevar una vida... como escondida detrás de una gorra... miran como confundidos, angustiados, rendidos, retraídos, silenciosos o silenciados, resistentes y cansados... ¿tanto puede decir una mirada que no dice nada...?

Hay gente que estando en los lugares incorrectos produce una sensación realmente incomoda.

Hoy ...
miro con molesta compasión a esa gente que no viene de ningún lugar, pero que comparte el mismo estado y la misma sensación: El hecho de caer en lugares tan diferentes... donde ellos nos separan con sus cumbias villeras para construir casas separadas como guetos, para después tener la entrada prohibida.
Marga®
Marga Seoane
Derechos Reservados


La vida es como la música,
debe componerse con el oído,
el sentimiento y el instinto,
no mediante reglas.
Emil Michel Cioran

1 comentario:

julia dijo...

Marga dulce amiga,precioso y cierto lo que acabas de subir.Besos de luz amiga mia.Para mi es un gran placer leerte.