jueves, 4 de junio de 2009

Abrir las ventanas...


No nace una flor,
sin haber sido primero semilla ...

Todo en la vida es un proceso y un aprendizaje...

Esta filosofía es la que ampara de juicios apresurados,
que causan dolor y desesperaciones innecesarias.

En el amor, las respuestas más importantes llevan tiempo,
y ese tiempo debe estar lleno de esperanzas, sin presiones.

Algunos problemas son sólo sombras que generalmente desaparecen si se tiene paciencia...

Los que realmente aman aprendieron a enfrentar los tiempos difíciles con calma.

El premio más grande de la paciencia es el amor duradero.

No se oye al corazón con las ventanas cerradas...

MARGA® con amor.

1 comentario:

maese_raposo dijo...

vaya, excelente...
El premio más grande de la pacienciaes el amor "verdadero"
Un saludo