domingo, 19 de junio de 2016

¡¡ Feliz día papá !!

 
A veces se actúa con los hijos de forma contraria a lo que recibimos..
 por eso debemos reconocer nuestras heridas, ocuparnos de ellas y sanarlas, ... eso lleva un tiempo.
Necesitamos perdonar, si no fue el mejor padre ... por lo que hizo o dejó de hacer.
 Perdonar  su actitud depresiva, su dolor no resuelto del pasado, sus propias carencias de infancia,
 tal vez la falta de padre o ese padre ausente…
Aceptar al papá que nos ha tocado en este vida es un proceso curativo,
 que da alivio y calma. Tomar lo que nos dejó como herencia, el que nos corresponde, el que pudo darnos, con los fallos y también sus aciertos.
Cuando lo hacemos nos sentimos plenas y merecedores de todo lo bueno.
Cuando no aceptamos, estamos negando y rechazando nuestro orígen,
y eso es lo que nos confunde y nos llena de dolor.
 Aceptarlo como fue ...ese es el aprendizaje familiar, amarlo y aceptarlo como fue me ha conducido a la paz y a la reconciliación.
Besos en las mejillas Marga.
 
 
 
No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre.
Sigmund Freud