lunes, 22 de noviembre de 2010

Aquel piano ... en verano.


La primavera,
rindiéndose ante el capricho del invierno,
se va...,
deja paso al verano.
para ver florecer las rosas,
creando un sonido similar
a las campanas de las hadas,
y creando el arco sublime
con los siete colores del arco iris,
siempre ocultos detrás de la luna.

La mente tarde o temprano,
a veces tenazmente, a veces cada tanto,
se encarga de hacernos recordar
lo que olvidamos.
¡ Las cosas realmente importantes,
NO se olvidan... nunca !.

Cada verano haré de cuenta que regresaste,
por pensarme ..., porque entendiste...
Voy a mirar las estrellas en busca de la señal
que me prometiste aquel verano junto al piano.
Y ...
Se escapa un suspiro de nota lejana ,
tan lejana...
como aquel piano que espera ser tocado
y que sus notas elegantes suenen como antes.
Marga®
Marga Seoane
Derechos Reservados.


"No puedes depender de tus ojos cuando tu imaginación está fuera de foco."
Charles Darwin

3 comentarios:

julia dijo...

Marga tus versos son notas de cielo en otoño.Besos de luz amiga mia.

julia dijo...

Marga tus versos son notas de cielo en otoño.Besos de luz amiga mia.

EL AVE PEREGRINA dijo...

La mente querida Marga, es un arma increíble...

Un abrazo.