jueves, 14 de enero de 2010

Verano...


Verano, cálida palabra, el sol es el rey y se adueña de los lugares que en invierno están solitarios ...
En verano despierto más temprano, los pájaros se atreven a picar el vidrio de la ventana posándose en los barrotes de las rejas cantando y piando con insistencia...
Este verano la lluvia está impaciente, cae a cualquier hora, el verde se hace más intenso,
el césped es un colchón que invita a dormir sobre él, las flores se abren a la luz del sol,
la temperatura va en ascenso, a veces agobia y sin duda esta estación es mi preferida.
Vivo en una barrio de terrenos amplios y las máquinas de cortar césped por momentos aturden y ese olor a pasto recién cortado... es mi aroma preferido.

Hoy...
he pensado en otros veranos y viajé en el tiempo detenida
en los escenarios de esos momentos inolvidables.
Tengo una imagen en mi mente, de aquel verano...
el viento, el mar, las olas, tu sonrisa...,
tus ojos, tus manos...
el calor de la tarde, las gaviotas, ... la gente...
Esa voz cantándole al sol... que nunca olvidaré.
Y las gaviotas tejiendo una red entre las olas y las nubes...
para atrapar flores y llevarlas a nuestro jardín.
Teníamos un verano lleno de sueños para escribir poemas
que recitábamos juntos a la luz de la luna...

¿Me ha despertado un trueno?
La lluvia sigue impaciente... es verano ¿ cierto...?
Y no puedo olvidar el castillo en la arena.
Ese que nunca hicimos.

Marga®

1 comentario:

El ave peregrina dijo...

Que bonito lembrar lo agradable, y si es con sol mar o montaña...mucho mejor. Hay recuerdos que nos resucitan.

Un beso.