viernes, 19 de junio de 2015

Frío ...

 
No me rindo...
No renuncio...
aunque el frío duela...
Yo sería, ave migratoria,
con alas desplegadas listas para volar,
serenando al corazón hambriento,
de calor ...
y otra vez a nacer,
y volar o partir,
hacia otro espacio.
Lejos de éste silencio, helado...
hacia un  silencio espumoso
 de mar caribeño.
 
Pero...
 a contra mano del frío y del calor ...
                                         la vida.
Besos en las mejillas Marga.
 
Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.
R. Tagore