viernes, 4 de julio de 2014

Necesitamos estar tristes...

 
De vez en cuando en la vida hay que abrirle la puerta a la tristeza.
Cuando está tocando el corazón, no la dejes afuera ...
 la tristeza es sólo una mensajera sabia del corazón.
Lo mejor es dejarla entrar y leer lo que dice, 
que es lo que quiere decir.
Es una de las formas  en la que el corazón
avisa de que hay que hacer cambios.
No podemos ver a la tristeza... solo se siente, 
 a veces suele pasar entre lentejuelas y Chanel Número cinco... 
Al final nos quedamos  en
medio de esos espacios vacíos... dando vueltas,
hasta lograr aceptar el tiempo que necesita la tristeza,para reflexionar y analizar para llenarnos nuevamente, de energía renovada.


Besos en cada mejilla Marga, con el mismo amor.

 

 
Reflexionar serena, muy serenamente,
 es mejor que tomar decisiones desesperadas.
Franz Kafka