viernes, 12 de abril de 2013

El resto vendrá por sí sólo...

 
 
Está bien tener objetivos, enfocarnos en lo que queremos conseguir,
 trazarnos un camino y fijar nuestra intención en lo que deseamos,
 a partir de ese momento debemos soltar amarras…
dejar que todo siga su curso y esperar que la vida resuelva.
Porque siempre lo hace.
Nos guste o no.
 El control solamente es una ilusión.
 Lo que debemos hacer es dirigir la voluntad y el sentimiento hacia el suceso de lo que nos gustaría o nos conviene.
Es como lanzar nuestro deseo y esperar, confiand@, que se cumpla...
No podemos hacer otra cosa.
 Y no es poco.
La intención, el enfoque real de nuestro corazón sobre lo que debe sucedernos o sobre lo que queremos conseguir  para que el universo nos lance una respuesta acorde con nuestra vibración.
A partir de ahí…solamente, confiemos.
El resto vendrá por sí sólo.
¡¡Seguro...!!
 
Besos en las mejillas Marga.
 
 
 
 
 
La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada.
José Ortega Y Gasset