viernes, 1 de julio de 2011

Falta mi delirio...


Tan liviana
el viento me vuela,
sin cuerpo
me pierdo,
me alegro...
Tantas veces me perdí
y volví ...
quedó el espejo
quedó el baúl,
quedó la casa,
falta la caricia del sol
falta mi exagerado
delirio...
flotando en la luz del sol,
donde no lo quiebre la noche...
donde no lo quiebre el silencio.
Marga®
Marga Seoane


©Todos los derechos reservados



"El amor es como un reloj de arena; mientras se llena el corazón,
el cerebro se vacía"
-ALDOUS HUXLEY

3 comentarios:

irene rios perez dijo...

Creo que todos debemos llegar a ese estado de livianez que describes, pues el amor, si es de verdad, nunca pesa.
Me ha encantado.
Un abrazo.

administrador dijo...

Precioso poema Marga.
Un abrazo.
Josefina. mi otro blog

Guille dijo...

Hola Marga, bellísimo poema. Te felicito.