domingo, 8 de mayo de 2011

HOY... desperté.


Anoche...
abrí mi corazón.
Hablé de nostalgia,
adorné mis sueños.

Movilicé recuerdos.
Creí en el bien y,
finalmente,
hoy...
desperté.

Y así despierta,
enceguecida por la luz,
sobre mi corazón,
quedó tu mano.

Marga®
Marga Seoane
derechos reservados


El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico.
Lo que cuenta es el valor para continuar.
Winston Churchill

2 comentarios:

Patricia dijo...

magnífico.
despertar, siempre es magnifico!

un beso.

Un corazón enamorado dijo...

Abriste cortinas y dejaste entrar la luz del sol, para comenzar un nuevo día.