sábado, 6 de marzo de 2010

El Eco... es la vida.


Y el verano de los versos
corren hacia mis manos.
Huelo, al sol del verano
huelo a
jazmines y petunias
y perfumo las ilusiones
del sol y la luna
bañándolas en oro y plata.

Hoy... ha dejado de llover
ya no huele a humedad.
Esquivo los días feos
y florecen colibríes,
con la brisa perfumada
y la melodía del universo
en el corazón de los humanos
es el eco de las noches
que en realidad es la vida.

Marga®

1 comentario:

El ave peregrina dijo...

El verano, la primavera...época de bellos versos...es verdad lo de la primavera...la sangre altera...

Me quedo con estas bellas palabras de tu poema.

"Esquivo los días feos
y florecen colibríes,
con la brisa perfumada
y la melodía del universo
en el corazón de los humanos
es el eco de las noches
que en realidad es la vida."

Un agarimoso abrazo.