viernes, 19 de febrero de 2010

Escribir es como AMAR...


Escribir puede ser un oficio, un don, una rutina ... a veces extraña.
Escribir, es confiar en los sentimientos del alma,
ese rincón que me ha permitido tocar fondo en las nostalgias
y azomar la cabeza después de los golpes bajos de la vida.

Escribir se trata de gritar, enojarse, de amar, perdonar y revisar;
luego salir a la vida esquivando los dardos perdidos...

Escribo, para ahuyentar ese frío hasta los huesos que me caló en la infancia.
Por supuesto, que escribir es un privilegio.
Se trata, de poner la vergüenza y el pecho a la intemperie…

Se escribe también para no morir, es decir, para tener siempre a alguien que te recuerde.
Escribo, para dormir sin ninguna culpa revisando cada detalle del día.

Escribo para perdonar a quien haya que perdonar,
olvidar a quien haya que olvidar,
besar a quien haya que besar, para el llanto y la locura.

Y escribo, y sigo escribiendo mientras la vida pasa dejando
esos reflejos de esperanza y de misterio...

El vértigo mayor es saltar de nube en nube, vagar con la errante ternura,
desafiar al tiempo ... para evitar la muerte , para vivir ...
Escribir es como amar: es casi ... lo mismo.
Marga®

1 comentario:

El ave peregrina dijo...

Querida Marga,es una entrada especial...que bien la defines "Escribir es como AMAR"...Pues no te sobra razón...Es plasmar sentimiento, vivencias ajenas y propias...pensamientos...Es transmitir de la mejor manera posible... y que se entienda.Es respetar,es agradecer...es una palabra dar y encontrar paz.

Un abrazo.