martes, 4 de agosto de 2009

La emoción...




La emoción se reconoce...
En una mirada brillante,
con una lágrima a punto de caer...

En el calor de unas manos,
que te aprietan con fuerza
para contener el llanto.
No se puede esconder la emoción
cuando se apodera de tu alma
No se puede ser indiferente cuando
la inquietud aterroriza.

La distancia, la muerte,
la vida, la esperanza son la catarsis
de la emoción .

Si expresamos nuestras emociones,
es fácil que lastimemos a otros.
Si las reprimimos,
nos arriesgamos a lastimarnos
a nosotros mismos.

Con la emoción somos capaces de
ver más allá con esa capacidad de asombro
digna de la magia que nos da la vida
con toda su grandeza.

Marga®

2 comentarios:

Víctor Manuel dijo...

Saludos cordiales. Felicitaciones por los poemas. Muy bien estructurados, cuentan una historia y a través de sus palabras nos hacen vivir momentos. Tu poesía es como una paloma que nos lleva mensajes para el alma.
Con admiración Víctor Manuel Guzmán

Graciela María dijo...

Las emociones son el reflejo de un alma sensible a lo que nos sucede y también nos protegen el espíritu... Hermoso poema, amiga...